Rogelio Salmona recibe homenaje póstumo ArpaFIL

La obra arquitectónica de Rogelio Salmona cuenta con dos características que la han hecho única: tiene una clara influencia de la arquitectura precolombina mexicana y a través de ella siempre se crean espacios públicos. En esto coincidieron los amigos de Rogelio Salmona presentes en su homenaje póstumo, Ernesto Alva, Carlos Morales y Felipe Leal.

Los tres recordaron, cada uno en su momento, que la obra de Salmona más reconocida a nivel internacional es el proyecto llamado Torrres del Parque, un conjunto habitacional enclavado en la ciudad de Bogotá, que está totalmente integrado al paisaje de la zona y, a la vez, es un área pública que funciona como parque.

Salmona, decían, siempre buscaba que el edificio se relacionara con el paisaje y estudiaba cómo el cielo, la lluvia o los alrededores afectarían el color de la construcción. Este estudio del entorno lo aprendió luego de visitar distintas zonas arqueológicas de México que integraban los edificios con el paisaje.

Los amigos de Salmona, quien falleció el pasado mes de octubre, también coindieron en que más allá de ser un arquitecto, era un ideólogo, un filósofo, un hombre de convicciones y un profesionista que jamás se dejó llevar por las modas; de hecho, dijo Felipe Leal, “detestaba los lugares excluyentes cada vez más presentes en la sociedad de consumo”.

La encargada de recibir el reconocimiento de manos del rector de la Universidad de Guadalajara, Carlos Briseño, fue la viuda de Salmona, María Elvira Madriñán. Ella recordó que aunque a Rogelio no le gustaban las ceremonias y era reacio a los reconocimientos, cuando se enteró de que recibiría el homenaje ArpaFIL lo aceptó porque tenía grandes deseos de venir a Guadalajara. No sólo por el reconocimiento, sino para seguir enriqueciéndose con la arquitectura y las discusiones alrededor de ella que sabía que encontraría aquí.

El homenaje concluyó con las palabras de María Elvira y con el público ofreciendo un aplauso de pie: “Siento en el aire que todos hubieramos querido que Rogelio estuviera aquí. Yo también”.

Fuente: FIL Prensa y Difusión











Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *