Juanes y sus amigos congregaron a más de 100 mil personas por la Paz


Ayer bajo el puente fronterizo Simón Bolívar los artistas cumplieron. Un concierto sin precedente vio el mundo entero a través de la televisión e internet. Sanz, Bosé, Velazco, Guerra, Montaner, Vives y Juanes obsequiaron claveles blancos y cantaron por la paz

Leandro Giancola

Un río humano fue lo que se pudo apreciar ayer bajo el puente internacional Simón Bolívar, entre San Antonio y Cúcuta. Más de 100 mil personas vestidas de blanco, principalmente provenientes de ambas ciudades asistieron a la convocatoria que poco más de una semana atrás hizo Juanes a unir voces y manos por la Paz.

A la 1:15 pm en Colombia ó 1:45 pm en Venezuela, del domingo 16 de marzo, dio inicio el concierto Paz sin fronteras. Un evento sin precedente y que sin duda será recordado en la historia de la música mundial. Dos coros de niños, uno de cada país, fueron los encargados de abrir el espectáculo.

Cabe destacar que al evento no asistió el presidente colombiano, Alvaro Uribe, como se había anunciado el sábado. Su ausencia obedeció a una petición del propio Juanes. La razón es que el objetivo del concierto no era hacer un acto político. “La única bandera es la paz”, explicó Juanes.

A lo largo del desarrollo del evento los artistas obsequiaron claveles blancos a los asistentes. Durante la transmisión se veían a estrellas de la televisión en el área del escenario.

Vives conversador

Carlos Vives fue el primero de los invitados por Juanes en presentarse ante el público internacional. En su participación habló de los secuestros por las FARC. “Soñemos que los secuestrados, policías y militares vuelvan a casa”.
“Hoy se acabaron las fronteras… el mundo va a conocer este corazón grande como una papaya dulce”.

Vives fue el que más se comunicó a lo largo del concierto con el público. Hasta aprovechó para hablar de fútbol, nombró a los equipos de Cúcuta y Táchira.

Carlos Vives interpretó los clásicos La hamaca grande, de Adolfo Pacheco, y El Testamento, de Rafael Escalona. Siguió con Pa´ Maité y Dejame entrar, que dedicó a los ecuatorianos. Con La Tierra del olvido culminó su pequeño espectáculo.

Velazco “nació aquí”

Juan Fernando Velazco fue el segundo en aparecer en tarima y entregó el amor presente en sus canciones, que fueron acompañadas los asistentes colombianos. Para que no me olvides fue su primera canción y continuó con Hoy que no estás.

“Muchísimas gracias por estar aquí esta tarde”, dijo luego de interpretar Chao Lola.

Más tarde invitó a Juanes a cantar junto a él la canción Yo nací aquí. El detalle curioso en esta interpretación fue que Juanes leyó el texto de la canción en la pantalla de su teléfono celular. “Venezuela, Colombia, Ecuador una sola bandera”, dijo Velazco antes de despedirse. El ecuatoriano tenía escrito en su franela “Yo nací aquí”.

Acto seguido presentó a “uno de los gigantes de la música… uno de los más grandes músicos que ha dado este tiempo” y pidió un fuerte aplauso para “el grande Alejandro Sanz”.

Sanz interrumpido

El español apareció vestido todo de blanco, con el símbolo de la paz pintado sobre su franela. En varias oportunidades saludó diciendo “Cúcuta”.

“Hoy aunque no lo crean hoy se está haciendo historia. Ustedes están haciendo historia. El mensaje es muy claro: no queremos guerra, no queremos guerras entre nuestro pueblos y ustedes son la garantía”, decía Sanz cuando irrumpió en el escenario el joven zuliano que ya se ha subido a otros escenarios como en la pasada edición del Miss Venezuela quitándole la corona a una de las reinas. Nuevamente este personaje logró burlar los anillos de seguridad.

Pocos segundos se vieron en televisión del invasor de la tarima porque los encargados de las transmisiones mostraron al público, mientras hacían que el venezolano abandonara el espacio. A este joven se le escuchó decir un par de veces “Chávez” y le dijo que Sanz que “eres la esperanza”. Terminó diciendo que era “su fan número uno”.

Sorpresa fue lo que se vio en el rostro de Sanz, quien no se molestó y alcanzó a decir que “eso es amor”.

Más tarde luego de interpretar No es lo mismo, dijo “estoy feliz porque veo a mis hermanos juntos. Arriba la paz”. Para terminar invitó a todos sus compañeros del concierto a acompañarlo al escenario para interpretar Corazón partío. En este momento Miguel Bosé mostró sus dotes de bailaor.

“Hasta siempre, dios los bendiga”, fue la despedida de Sanz.
Merengue presente

“Agua, agua” se podía escuchar con insistencia antes de la continuación del concierto. El siguiente turno fue para el dominicano Juan Luis Guerra, quien pidió la bendición de dios sobre los presentes, para que los “acompañara con su amor y su paz”. La Bilirrubina fue la encargada de poner a todos a bailar. Después cantó Burbujas de amor y Las avispas.

El dominicano invitó también a los compañeros del concierto al escenario. Allí Carlos Vives dijo que “el único guerra que aceptamos en la familia es Juan Luis”. Juntos cantaron Ojalá que llueva café. Juanes y sus amigos lanzaron claveles blancos al público.

Bosé: Juanes es un tío con dos cojones

“Es un no a la guerra, un sí a la paz. Aquí arranca un proyecto muy grande”, destacó Miguel Bosé antes de iniciar su presentación. Aseguró que este día será recordado por todos. El español cantó Partisano, Te amaré, Si tú no vuelves y Amante bandido.

Te amaré se la dedicó al público porque sin su apoyo no sería lo que es hoy en día. “Esta canción pertenece a esta historia, que no hubiese podido construir sin vuestra ayuda. Hoy les pido gracias, no solamente por la paz, sino por haberme permitido estar con vosotros y cantarles”

Con Juanes interpretó a dúo Nada particular. “Una canción que nació por una noticia, vista en un noticiero: uno de los más grandes inspiradores y musas que tenemos los que hacemos música y muchos que hacemos creatividad, que estamos en el mundo del arte. Esta canción está basada en el conflicto de Yugoslavia, de la guerra, y fue tanto el sufrimiento que sentí que no quedé inmune y nació una cosa que para siempre ha quedado muy bella”.

“Yo espero algún día, un día de repente, presentaros una canción que hable de guerra y que la gente me diga: no Miguel no la publique porque eso ya no se hace, ya no se lleva de moda. ¡Ojalá llegue ese día, ojalá llegue! Mientras tanto vamos a seguir subrayando, no deseándola. No queriendo sufrimiento, queriendo que la gente colabore… queremos vivir en paz”.

Bosé dijo que Juanes es “un tipo que acaba de proponer que en las futuras constituciones, y yo lo apoyo por supuesto, se incluya además del derecho a la intimidad, del derecho al trabajo, a la educación, cosa que no se respeta siempre todavía entre paréntesis sea dicho, que el ciudadano tenga el derecho a vivir en Paz. Lo apoyo”.

Cuando recibió a Juanes en el escenario agregó que a “este señor habría que clonarlo, porque hace cosas muy posibles, que a mí lo que más rabia me da es que a él se le ocurren antes, eso es lo que más me jode”.

Pero el colombiano dijo sin el apoyo de los artistas invitados y del público no lo hubiera concretado. “Todos somos parte de la única idea que tenemos esta tarde aquí que es la paz. Entender que somos hermanos… que no estamos dispuestos a ningún tipo de solución bélica. La paz como un derecho”, destacó Juanes.

Bosé, antes de despedirse, exhortó a la gente que pase lo que pase “no deje nunca de cantar, en la vida”, dio las gracias a los presentes por “este gesto y este apoyo de paz que hoy nace y empieza y gracias a nuestro anfitrión (Juanes), un tío con dos cojones. Viva la madre que le parió”.

Ricardo se lució

El siguiente invitado fue el venezolano Ricardo Montaner. Sus interpretaciones fueron unas de las más coreadas de la tarde.

Tan enamorados fue la primera canción, en la que lo acompañaron palabra por palabra. Pidió un fuerte grito de un lado para el otro lado del público. La segunda fue Bésame. “A ver los besitos, a ver. Las parejas que vinieron esta tarde para acá a ver. Los que se atrevan a darse un beso hasta que termine la canción. A ver besos colombianos, besos venezolanos”, expresó el venezolano muy emocionado.

“Hoy hemos dicho unas cuantas cosas entre cada uno de los compañeros. Lo mas bonito de todo es sabernos debajo de un mismo cielo. El cielo es de todos. Si miramos ahora mismo en el cielo, si cada uno y cada una se atreve en este instante a mirar al cielo se van a dar cuenta que Jesucristo esta sonriendo esta tarde”, dijo Montaner , quien dio gracias por la asistencia a la convocatoria. “¡Que viva Colombia! ¡Que viva Venezuela! ¡Que viva Ecuador”.

Después vino el turno de Me va a extrañar y cerró con La cima del cielo, como el mismo destacó una de las canciones que lo hicieron famoso en la región y que “identifican más” su trabajo y se la dedicó a los presentes y a los que seguían el concierto por televisión, para quienes pidió un gran grito del público. Los asistentes lo despidieron coreando: “Se lució, Ricardo se lució”.

Juanes agradecido

A las 4:23 pm hora de Colombia ó 4:53 pm en Venezuela, según donde se ubicaba el público, Juanes subía al escenario para cantar los últimos 6 temas de este concierto gratuito.

“Esto ha sido una realidad. Esto demuestra que todo es posible solamente si nos lo proponemos. Hoy estamos aquí todos hermanos, venezolanos, colombianos y desde aquí un abrazo brillante a los hermanos ecuatorianos, nicaragüenses, argentinos, Bolivia, Chile, Panamá, Guatemala, México”, fueron sus primeras palabras.

Luego agradeció a sus colegas y dio los saludos de Andrés Calamaro, Maná, Alejandro Fernández, Paulina Rubio y Shakira.

Pero antes de cantar pidió permiso a los presentes para agradecer a las personas, empresas y entes públicos que hicieron que todo lo vivido durante la tarde del domingo se hiciera realidad. Lo hizo leyendo los nombres en su teléfono.

“Y a ustedes muchachos gracias. Gracias por hacer esto posible. Esto es el comienzo de una nueva era, muchachos. Somos parte, somos veladores, la paz en América la construimos. Estamos todos juntos, unidos. Aquí no hay diferencias políticas, no hay partidos. No hay diferencias raciales, no hay religiones. Hoy somos uno. Hermanos, muchachos. Hermanos, hermanos”.

“Todavía tienen energía extra, si o no? ¡Aquí hay gente de paz hijo e’ puta! ¡Se acabó el protocolo, se rompen las filas y la fiesta sigue! Me va a regañar mi mamá en la casa, pero bue’”, dijo Juanes para iniciar su espectáculo con A dios le pido.

Aprovechó para agradecer a los que trabajaron en la producción del evento y a los medios de comunicación. Continuó con Nada valgo sin tu amor y La tierra.

Juanes también dio gracias por su presencia a un grupo de soldados colombianos que han sido víctimas de los conflictos armados que se viven dentro de su país.

Siguió cantando Bandera de manos. Después continuó dando las gracias a otras personas y envió con mucho respeto un saludo especial a los presidentes Alvaro Uribe, Hugo Chavez y Rafael Correa. Estamos aquí “reafirmando que queremos vivir la paz”

Dijo que quizás su generación no lograría los cambios necesarios pero si los jóvenes que ahora están en las universidades.

Así llegó el momento de cantar Me enamora y para despedirse La camisa negra. “Gracias, Cúcuta. Gracias, San Antonio… Que Dios los bendiga”.

La sorpresa fue al final, cuando luego de La camisa negra, a los 35 minutos de su participación dio las gracias al público y se despidió, sin que por los aplausos volviera al escenario, ni interpretara una canción junto a sus amigos, como se había comentado días antes del evento.

Las imágenes aéreas mostraban a los miles de fanáticos de la música abandonando el lugar.

Sin duda alguna la tarde del 16 de marzo se hizo historia en la frontera entre Colombia y Venezuela. Felicitaciones a todos los que hicieron posible Paz sin fronteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *