Nuevos datos clínicos reafirman efectividad del medicamento anti-hipertensivo que combina la acción del valsartán y la amlodipina

El estudio, efectuado en cerca de 900 pacientes, confirmó que el medicamento desarrollado por la farmacéutica Novartis, ayuda a la gran mayoría de pacientes a controlar la presión sanguínea, después de fracasar con otros medicamentos.



– 90% de los pacientes no diabéticos tratados con la combinación en un solo comprimido de valsartán y amlodipina alcanzaron las metas de presión arterial recomendadas. 1

– Se observó una disminución adicional en promedio de 20 mmHg en la presión arterial sistólica observada en pacientes que toman la combinación de valsartán y amlodipina sobre las reducciones vistas en tratamientos con monoterapias.1



– Cerca del 70% de los pacientes con presión arterial alta no alcaza los niveles meta2 del tratamiento y la mayoría necesita dos o más medicamentos para alcanzarla.2

Datos de un estudio clínico demostraron que 90% de los pacientes – no diabéticos – llegaron a su meta de presión alterial1 al ser tratados con la nueva tableta que combina valsartán y amlodipina, dos de las moléculas más recetadas para la presión sanguínea alta, después de haber fracasado el tratamiento con medicamentos individuales. 3,4

Los resultados mostraron además que los pacientes que estaban tomando la combinación, experimentaron en promedio una disminución adicional de 20 mmHg comparada con las disminuciones observadas con sus medicamentos anteriores1. Los datos de esta prueba, se presentaron en la Asamblea Científica Anual de la Sociedad Norteamericana de Hipertensión (ASH) en Chicago.

La eficacia del medicamento, que combina el bloqueador del receptor de angiotensina (ARB) valsartán y el bloqueador de canal de calcio (CCB) amlodipina en una sola tableta, se probó de nuevo en este ensayo, aún en los pacientes considerados más difíciles de tratar, tales como son las personas mayores y pacientes con diabetes tipo 2, y fue bien tolerado en las dosis utilizadas en esta prueba1.

El estudio diseñado para evaluar el uso de la combinación de valsartán y amlodipina – en un ambiente de la vida real – mostró que los pacientes que habían fracasado en alcanzar la meta recomendada de presión sanguínea de 140/90 mmHg (presión sistólica/diastólica) en un rango de terapias individuales podrían ser tratados efectivamente para alcanzar esta meta con la combinación de valsartán y amlodipina.

En los pacientes con diabetes tipo 2 en el mismo estudio, la combinación de valsartán y amlodipina ayudó a cinco de cada diez, para que lograran una meta más agresiva de reducir la presión sanguínea a 130/80 mmHg.

“La mayoría de los pacientes necesitan dos o más medicamentos para lograr un control sostenido óptimo de la presión sanguínea,” dijo el Dr. Joseph Izzo, el investigador jefe del Departamento de Medicina de la Universidad Estatal de Nueva York, en Búfalo. “Estos datos muestran que usar la combinación puede hacer que los pacientes que estaban anteriormente sin controlar, logren una meta sana de presión sanguínea.”

Después de obtener la aprobación de Suiza y de la Unión Europea al comienzo del 2007, la tableta única que combina valsartan y amlodipina también fue autorizada para Venezuela, y se comercializa desde Septiembre del 2007.

“La combinación de valsartán y amlodipina viene a continuar fortaleciendo la cartera cardiovascular de Novartis,” dijo el Dr. James Shannon, Jefe Mundial de Desarrollo de Novartis Pharma AG. “Para nosotros es importante considerando el hecho que cerca de 70% de personas con presión sanguínea alta, todavía no tienen esta condición potencialmente fatal bajo control, demuestra la necesidad de más terapias poderosas y efectivas.”

La presión sanguínea alta y sus consecuencias, es la causa número uno de muertes en el mundo5. Esta condición, también llamada hipertensión, se presenta cuando la sangre en el cuerpo se mueve a través de los vasos sanguíneos a una presión más alta que la normal, y causa daño a las arterias, a los riñones, al cerebro y otros órganos6. En el presente, se estima que la presión sanguínea alta afecta a aproximadamente un billón de personas a nivel mundial. El número de personas con presión sanguínea alta se espera que alcance cerca de 1,6 billones para el 20257.

Detalles del estudio



Esta prueba fue un estudio multicéntrico, aleatorio, doble ciego, que compara la eficacia y la seguridad de dos dosis de la combianción valsartan y amlodipina en pacientes con presión arterial alta, que no habían alcanzado la meta de tensión arterial propuesta con un solo medicamento. Un total de 894 pacientes, de los cuales 145 (16%) tenían diabetes tipo 2, fueron escogidos aleatoriamente para usar o la combinación (valsartán/amlodipina) 160/5 mg (n=443) o 160/10 mg (n=451).

La mayoría de los pacientes habían ingerido previamente un bloqueador de canales de calcio (CCB), bloqueador del receptor de angiotensina (ARB), inhibidor de la enzima bloqueadora de la angiotensina (ACE), beta bloqueante o diurético. El punto final primario midió la proporción de pacientes después de ocho a 16 semanas que habían alcanzado la meta recomendada del tratamiento de presión sanguínea de <140/90 name="content">

Referencias



1. Izzo, J et al. A randomized double-blind, multi-center study to evulate the efficacy of the combination of amlodipine and valsartan in hypertensive patients uncontrolled on previous monotherapy. ASH, 2007

2. Ong KL, Cheung BMY, Man YB, et al. Prevalence, awareness, treatment, and control of hypertension among United States adults 1999–2004. Hypertension. 2007;49:69-75.

3. Diovan Web site. http://www.diovan.com/info/about/about_diovan.jsp. Accessed November 28, 2006.

4. Norvasc Web site. http://www.norvasc.com/high-blood-pressure-medicine/about-norvasc.asp?print=true. Accessed November 28, 2006.

5. World Heart Federation.
http://www.worldheart.org/mission-myths-facts.php. Accessed May 8th 2007.

6. Chobanian et al. Seventh Report of the Joint National Committee on prevention, detection, evaluation, and treatment of high blood pressure. Hypertension. 2003; 42: 12006 – 1251

7. Kearney et al. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet 2005; 365: 217-223

Fuente: Novartis / Comstat Rowland Comunicaciones Estratégicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *