Breaking Bad trae lo ilegal al prime time de Sony Entertainment Television

Esta oscura comedia con suficiente ración de drama no es muy políticamente correcta que se diga.

Pero tiene actitud. Y por eso desde el 22 de abril se suma al prime time de Sony Entertainment Television.

Breaking Bad es un título que juega con la expresión “to break bad”, que se refiere a desafiar la autoridad, romper la ley y cosas por el estilo. Y eso es precisamente lo que hace Walter: cruzar al otro lado, aprender a vivir del delito.

Hasta cumplir sus cincuenta años Walter fue un hombre ejemplar. No muy exitoso, eso sí. Tampoco muy popular. Digamos que los chicos de la secundaria pensarían que es un looser. Ni más ni menos.

Profesor de química en horario matutino y empleado de un auto lavado en las tardes, Walter no es el prototipo del macho arriesgado ni desbordante de testosterona. En el aula le reciben con desgano un montón de jovencitos a quienes les importa un pito la química y en la casa comparte con Skyler, su esposa ama de casa que se dedica a vender cosas en eBay –hasta en los momentos de mayor intimidad- mientras avanza su embarazo y Walter Jr, su hijo con problemas motores y de habla cuyo futuro es una de sus máximas preocupaciones.

Walter parece capaz de aguantarlo todo. Incluso las órdenes de su jefe en el auto lavado y las burlas de sus alumnos cuando lo descubren pasando el cepillo enjabonado a los cauchos de un deportivo.

Walter tiene esa tos que va y viene.

Hasta que una entrada de emergencia al hospital permite un diagnóstico: esa tos es apenas el reflejo de un cáncer que lo matará, con suerte, en sólo un par de años.

Y ahí, en pleno momento de la crisis de la edad madura, Walter encuentra que debe hacer algo para dejarle dinero a su familia.

El tío Hank es un agente de la DEA que últimamente ha estado muy orgulloso de sus recientes éxitos en la lucha contra los fabricantes y traficantes de cristales de metanfetaminas. Eso que los gringos llaman “meth”. Hank es el esposo de la hermana de Skyler y de manera involuntaria termina por ser él quien dispare en Walter una idea temeraria: entrar al negocio de los cristales, una actividad muy bien pagada…

Así que el bueno de Walter decide que sus conocimientos de química tengan un uso más rentable que garantice el respaldo económico que dejará a su familia. Y termina asociándose a un jovencito traficante conocido en el bajo mundo como Captain Cook y conocido por él como Jesse, uno de sus peores alumnos del pasado reciente.

Al Captain Cook el tío Hank le está pisando los talones. La DEA le dio un duro golpe. Y sin estar convencido del todo se resigna a probar suerte con su extraño profesor. Y la química, bien manejada, surte efecto: el viejo Walter es un artista. No hay quien “cocine” cristales de semejante calidad.

Es hora de hacerse ricos.

Por supuesto, las cosas no son fáciles. El negocio también es duro. Y rudo. Pero siempre hay momentos para reír. O, mejor dicho, para que otros se rían de ti.

Breaking Bad es una producción del también productor de X- Files, Vince Gilligan. Es protagonizada por un irreconocible Bryan Cranston (Malcolm in the Middle, From the Earth to the Moon) como el profesor que deviene en maestro de la “cocina”; Anna Gunn (The Practice, Seinfeld) como la esposa que heredará billetes y problemas; RJ Mitte (Grey’s Anatomy) como el joven Walter; Aaron Paul (Big Love, K-Pax) aportando las malas mañas como el escurridizo Captain Cook; Dean Norris (Little Miss Sunshine, JAG) poniendo la calva del tío Hank y Betsy Brandt (CSI, NCIS) como la esposa del agente de la DEA que probablemente sea cleptomaníaca.

Sony Entertainment Television esquiva los convencionalismos, la moral y las buenas costumbres con Breaking Bad desde el próximo martes 22 de abril a 9:00 pm. Colombia/Perú, 9:30 pm. Venezuela, 10:00 pm. Chile/México, 23 horas Argentina.

Fuente: Chuky Reyna & As

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *