La diabetes y el colesterol pueden jugar contra el corazón

Estudios epidemiológicos y observacionales han demostrado que los pacientes diabéticos tienen un riesgo de dos a cinco veces más elevado de sufrir eventos cardiovasculares. La atorvastatina cristalina ha demostrado eficacia en la reducción de los niveles de colesterol y la disminución de problemas cardiacos en personas que presenten esta patología

La diabetes mellitus es una enfermedad causada por un desorden metabólico, que ocurre cuando el páncreas produce niveles bajos de insulina, cuando el organismo presenta resistencia a esta hormona, o en ambos casos. Contar con los niveles apropiados de insulina –hormona secretada en el páncreas que permite el ingreso de la glucosa en las células- es indispensable para el aprovechamiento de los nutrientes provenientes de los alimentos.

Hay dos tipos de diabetes: la tipo uno que suele presentarse a edad temprana y se debe a que el páncreas no produce suficiente insulina; y la tipo dos que tiene mayor incidencia en personas mayores de 40 años –aunque en los últimos años se ha registrado un auge de esta patología en niños y adolescentes- y ocurre cuando las células hepáticas, las grasas o los músculos crean resistencia a esta hormona.

La incidencia de la diabetes tipo dos es muy superior a la tipo uno. En estos casos la obesidad, el sedentarismo, el consumo de una dieta mal balanceada y los antecedentes familiares, son factores de alto riesgo. Es bien sabido que las personas con esta patología deben ser muy cuidadosas con su dieta y limitar la ingesta de azúcares, debido a que presentan hiperglicemia, – niveles elevados de azúcar en la sangre-.

El doctor Juan Marques, director médico de Laboratorios Pfizer, explicó que la elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos –muy frecuente en pacientes diabéticos- representa un riesgo aumentado para sufrir de enfermedades cardiovasculares. Por cada 1 % de elevación de colesterol por encima del valor normal, se eleva el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en un 2%.

Estudios epidemiológicos y observacionales han demostrado que el paciente diabético tiene un riesgo 2 a 5 veces más elevado de sufrir eventos cardiovasculares que el no diabético, independientemente de las concentraciones basales de Colesterol LDL, -lípidos de baja densidad. En este sentido, el doctor destacó la existencia de un fármaco cuya molécula activa es la atorvastatina cristalina, eficaz en la prevención primaria y secundaria de problemas cardiovasculares en pacientes diabéticos.

El doctor Marques informó que el estudio CARDS, en el cual participaron más de dos mil 800 pacientes de diferentes centros de salud del Reino Unido, reveló que los pacientes diabéticos tratados con atorvastatina cristalina mostraron una reducción de 37% en eventos cardiovasculares, tales como enfermedad coronaria aguda, revascularización y accidente cerebrovascular, cifra muy cercana a la obtenida en el estudio ASCOT-LLA, en el que se evaluó a 2226 hipertensos diabéticos sin enfermedad cardiovascular previa, que recibieron atorvastatina cristalina, y se arrojó una reducción de 25% en los eventos cardiovasculares.

La eficacia de la atorvastatina cristalina en la reducción de riesgo cardiovascular fue comprobada también en los estudios de prevención primaria GREASE y PROVE-IT, que reflejaron una reducción de 15 a 25 % de riesgo entre pacientes diabéticos. El director médico de Pfizer considera que estos efectos positivos se deben a las múltiples acciones del fármaco en la disminución del colesterol total, el C-HDL, los triglicéridos y la oxidación de los lípidos, además de su capacidad para mejorar la función endotelial.

El doctor Juan Marques hizo hincapié en que la medida para controlar el colesterol que siempre debe estar presente es la dieta balanceada, con bajo contenido de grasas saturadas. “El cambio de hábitos alimenticios y el monitoreo adecuado, por parte de un especialista, ayudará a los pacientes con dislipidemia a lograr la meta terapéutica de llevar una vida sana y normal”, finalizó.

Fuente: Comstat Rowland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *