Seix Barral publica El deseo y el infinito, de Armando Rojas Guardia

Armando Rojas Guardia invita a mirar con él. El deseo y el infinito propone un saber de la mirada, un ver que no invade ni conquista, sino que se deja allanar por lo visto y, así tomado, conoce. Una ciencia de la atención.

El libro bajo el sello Seix Barral tiene 191 páginas de testimonios de vida. Son la bitácora de su tránsito por un paisaje arduo que, a pesar de sus naufragios, reserva en cada nuevo atisbo el gozo de un hallazgo, un deslumbramiento, una certeza de paraíso.

Las palabras que escuchamos en estas páginas son las de un hombre que celebra su arribo a la liviandad después de navegar la culpa y sortear la travesía echando por la borda el lastre de sus yugos.

“Aquí, dentro de esta casita situada en las afueras de Caracas, vivo rodeado de la complicidad de los árboles, los pájaros y las mariposas. Mimado por el isócrono ritmo de la lluvia”, dice Armando Rojas Guardia en su obra.

 

Sobre el autor

Nació en Caracas en 1949. Es una de las voces fundamentales de la lírica venezolana contemporánea. Entre 1967 y 1973 fue marcado por la experiencia religiosa como estudiante jesuita y como miembro de la Comunidad de Solentiname (Nicaragua) dirigida por Ernesto Cardenal. Cursó estudios de Filosofía en Caracas, Bogotá y Friburgo (Suiza), y se ha desempeñado como editor, investigador y profesor.

Su poesía ha sido publicada en siete libros: Del mismo amor ardiendo (1979), Yo que supe de la vieja herida (1985), Poemas de Quebrada de la Virgen (1985), Hacia la noche viva (1989), La nada vigilante (1996), El esplendor y la espera (2000) y Patria y otros poemas (2008). Como ensayista ha publicado los libros El Dios de la intemperie (1985), El calidoscopio de Hermes (1989), Diario merideño (1991), El principio de incertidumbre (1994), Crónica de la memoria (1999) y La otra locura (2017). Toda su obra fue recogida en Obra poética (El otro, el mismo, 2004) y Obra completa. Ensayo (El otro, el mismo, 2006).

Rojas Guardia ganó el Premio de Poesía del Consejo Nacional de la Cultura de Venezuela en dos oportunidades (1986, 1996) y el Premio de Ensayo de la Bienal «Mariano Picón Salas» (1997). El año 2012 fue postulado al IX Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca. Desde 2003 ejerce la docencia en Caracas. Fue incorporado como individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua en 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *